Impuntualidad Cámara Baja

Impuntualidad Cámara Baja

“Uno llega con antelación, a la hora en punto o con retraso,

según que ame mucho, ame todavía o no ame en absoluto.”

Diane de Beausacq

La hora de ingreso a las sesiones se empezó a medir el 23 de enero del 2017, después de una masiva ausencia de diputados que generó la suspensión de una sesión por falta de quorum, solo asistieron 36 diputados (link). Este hito representa la primera vez que se empieza a registrar una hora de ingreso en el congreso al que se puede acceder públicamente. El objetivo del siguiente polinforme es cuantificar la impuntualidad en el último período parlamentario.

La puntualidad es fiel reflejo del amor con que se efectúa una actividad, ya sea una clase de matemáticas, una reunión de trabajo o un almuerzo familiar. 

¿Fueron puntuales los diputados durante el último período parlamentario? No, las sesiones en promedio comenzaron con solo el 47% de los diputados, considerando a los asistentes (puntuales e impuntuales) y los ausentes. 

En la siguiente imagen hay tres histogramas que representan las sesiones en tres dimensiones: la primera es el porcentaje de diputados impuntuales sobre los que asistieron (no se consideran los ausentes a la sesión), la segunda es el tiempo promedio de atraso sin considerar a los puntuales, y la tercera es el porcentaje de tiempo perdido de cada sesión por impuntualidad, considerando todos los diputados asistentes. 

En promedio; una sesión obtuvo un 47% de impuntualidad considerando solo a los que asistieron, un atraso de 41 minutos y se perdió el 12% del tiempo de sesión porque no llegaron a la hora. Un 25% de las sesiones tuvo más de un 56% de impuntualidad y más de 52 minutos de atraso en promedio por diputado impuntual. Esto es equivalente a perderse en promedio más del 15% de la sesión por diputado asistente. La sesión más catastrófica tuvo 88% de impuntualidad.

Estas cifras son preocupantes no solo porque no se participó esa cantidad de tiempo en la sesión o por el mal ejemplo que dan al país al no respetar los actos solemnes en que se celebran los eventos parlamentarios de la República; sino porque es común que las votaciones pendientes de sesiones anteriores se realicen al inicio de la próxima sesión. Si un diputado no es puntual, no puede representar a su distrito a través del voto. 

Análisis mensual

A continuación, se presenta el comportamiento promedio para la Cámara Baja entre enero del 2017 y enero del 2018. El mes de febrero no se considera porque por calendario los diputados tienen receso legislativo:

El primer mes de medición obtuvo el mejor rendimiento con solo un 27% de impuntualidad y un atraso promedio de 29 minutos. Los meses siguientes, la impuntualidad va al alza siendo el peor de ellos el mes de agosto: una impuntualidad del 54% de los diputados asistentes, 48 minutos de atraso en promedio y una pérdida de la sesión de más del 15%.

¿Por qué enero del 2017 fue el mes con mejor rendimiento? Esto se debe a que es intrínseco del ser humano mejorar el rendimiento al ser medido, después al ver que los números de puntualidad no estaban siendo públicos volvieron a su comportamiento normal.

Lo más bochornoso ocurrió en enero del 2018, cuando la Cámara Baja reporta el rendimiento de los diputados y solo habló de la asistencia, haciendo caso omiso de los números que trataban sobre puntualidad (link). ¿Por qué escondieron datos que debiesen ser de conocimiento público?

Un posible argumento para defender estas cifras es que al ser año electoral tenían más responsabilidades. Es un argumento totalmente debatible y falto de espíritu republicano, y tampoco tiene fundamento estadístico, dado que hay un mes en los datos que está libre del período electoral que es enero del 2018 con cifras cercanas al promedio.

Análisis diario

Ya habiendo analizado global y mensualmente el rendimiento de la impuntualidad en sesiones de la Cámara Baja, se procederá a hacer el análisis diario. Como se analizó en el polinforme de Carga Laboral, en promedio los martes y miércoles se planificó trabajar tres veces más que los lunes y jueves. Lo normal es que empiecen a trabajar el lunes a las 3 de la tarde, martes y miércoles desde la 10:30 y terminen el jueves a las 12:30.

¿Cómo será el rendimiento promedio de la Cámara Baja durante los días de la semana?

Los lunes solo se celebraron 4 sesiones especiales dado que es un día reservado para el trabajo en comisiones por calendario legislativo. A pesar de esto, el 34% de los diputados llegó con más de 37 minutos de atraso. Los martes y miércoles en promedio empezaron las sesiones con solo la mitad de los diputados asistentes y con un atraso promedio de 45 minutos. El jueves, día dedicado casi en exclusividad al trabajo en sesiones, el 42% de los diputados asistentes llegó  30 minutos después de la hora de inicio. 

¿Hay causalidad entre la impuntualidad y la hora de inicio?

4 de cada 5 sesiones se celebraron entre las 10 y las 11 de la mañana y normalmente se celebraron los martes, miércoles y jueves, empezando con la mitad de los honorables que asistieron a la sesión. ¿Por qué a las 10:00 am y no a las 9:00 am? Lo más probable es que se deba a que es difícil lograr la puntualidad de los diputados cuando se fija un compromiso antes de las 10 de la mañana. La única vez que se celebró una sesión entre las 09:00-09:59, fue el intervalo con: el peor porcentaje de impuntualidad equivalente a 54%, y el mayor promedio de atraso con 51 minutos.

Por otro lado, es importante destacar que existen más atrasos en la mañana siendo que existe menor incompatibilidad horaria. Las sesiones celebras entre las 9:00 am y las 11:00 am tienen menor porcentaje de choques de agenda y el mayor porcentaje de impuntualidad.

Costo país

El costo total posee una gran complejidad de calcular, dado que se debería medir el daño que le hace al país no tener las leyes adecuadas para regular el comportamiento de la nación. Por ejemplo: migración, identidad de género, una ley que regule empresas como Uber y Cabify o las mismas criptomonedas.

Es por esta razón que el costo se calcula en base a cuánto cuesta una hora perdida de un diputado promedio. Considerando sueldo bruto, gastos operacionales, asesorías externas, personal de apoyo y una jornada laboral de 7,5 días de lunes a sábado; el costo hora diputado es de 126.153 pesos.

Para cumplir el objetivo de este polinforme, que es cuantificar la impuntualidad de los diputados, es necesario el tiempo total de atraso durante el último período parlamentario.

Las horas totales perdidas por impuntualidad equivalen a 4.591 horas, lo que implica que el costo para el país por impuntualidad en el último período parlamentario es de 597 millones de pesos; es decir, se pierden aproximadamente 4,4 millones de pesos por cada sesión realizada por este ítem.

Análisis

A continuación, se muestra la dispersión del porcentaje de impuntualidad y el promedio de atraso de los diputados. Cada más rojo mayor pérdida porcentual obtuvo en relación a la duración de la sesión y cada más azul fue menor la pérdida.

Las dos líneas del gráfico representan el promedio del porcentaje de impuntualidad y los minutos de atraso; generando cuatro cuadrantes:

A: están los diputados con menor porcentaje de impuntualidad y el menor cantidad de minutos de atraso, sobre el promedio. Destaca el nombre Jorge Rathgeb que solo perdió el 0,2% del tiempo de sesiones por impuntualidad. También están los nombres de Osvaldo Andrade y Sergio Ojeda que perdieron la reelección en el actual período.

B: están los diputados con mayor porcentaje de impuntualidad y menor cantidad de minutos de atraso, sobre el promedio. Destacan los nombres de: Camila Vallejos, Giorgio Jackson, Javier Macaya, Ramón Farías y Tucacel Jiménez que llegaron a 2 de cada 3 de las sesiones que asistieron tarde. También está el diputado que obtuvo peor rendimiento en el Ranking de carga laboral con un 64% de impuntualidad, Jorge Tarud.

C: están los diputados con menor porcentaje de impuntualidad y mayor cantidad de minutos de atraso, sobre el promedio. Destaca el nombre de Diego Paulsen que a las sesiones que asiste tiene un promedio de 1 hora y 14 minutos de atraso. En este cuadrante también están los diputados Feliper Ward y René Manuel García que, si bien su promedio de atraso a las sesiones que asistieron fue alto con 53 y 63 minutos respectivamente, perdieron relativamente poco tiempo de sesión por impuntualidad con 3% aproximadamente. En el mismo cuadrante está Daniel Núñez con un 12,4% de pérdida por impuntualidad.

D: están los diputados con mayor porcentaje de impuntualidad y mayor cantidad de minutos de atraso, sobre el promedio. El caso más impactante es el de Nicolás Monckeberg por su condición actual de Ministro del Trabajo, llegó con un atraso promedio de 1 hora y 25 minutos de las sesiones que asistió, su impuntualidad fue de 79%. Su primo Cristián Monckeberg y actual Ministro de Vivienda y Urbanismo fue el que mayor pérdida porcentual tuvo por impuntualidad con un 43% de la sesiones. En el cuadrante de peor rendimiento también destacan los nombres de: Joaquín Lavín, Paulina Núñez y Felipe Kast.

Para ver las cifras de impuntualidad y atrasos de cada uno de los diputados dirigirse al Ranking de impuntualidad

Conclusión

Este es el primer informe de carácter público sobre la puntualidad de los diputados. Estos datos fueron recolectados durante un año por la Cámara de Diputado y en el reporte que publicaron en enero del 2018 sobre el rendimiento de los diputados solo hablaron de asistencia y omitieron los datos de puntualidad. Solo existen datos dispersos en www.camara.cl que Polidato recolectó, aún están faltando la hora de salida de las sesiones, y la hora de entrada y salida de las comisiones. Los senadores no tienen ningún registro de este tipo, solo la asistencia a los eventos.

Una sesión normal empezó un día martes, miércoles o jueves a las 10:30 de la mañana con menos de la mitad de los diputados presentes, y el atraso promedio de los impuntuales fue de 43 minutos. Se perdió el 12% del tiempo de sesión solo por impuntualidad, que representan 597 millones de pesos por costo de horas no trabajadas solo por impuntualidad, desde el 23 de enero del 2017.

También es importante destacar, que influye más en la impuntualidad la hora de inicio de sesión que el porcentaje de choques de agenda. Los diputados son más impuntuales en la mañana que en la tarde.

El mes que más puntuales fueron los diputados coincide con el mes que comenzó el registro de la hora de entrada, después los diputados fueron aumentando su impuntualidad linealmente hasta mayo donde vuelve a su comportamiento normal. Esto se debe a que es intrínseco del ser humano mejorar el rendimiento al ser medido, después al ver que los números de puntualidad no estaban siendo públicos volvieron a su comportamiento normal.

Los casos extremos muestran serias diferencias; Jorge Rathbeg perdió un 0,2% de las sesiones por impuntualidad y Cristián Monckeberg un 43%; es decir, porcentualmente el actual Ministro de Vivienda y Urbanismo perdió 185 veces más tiempo de sesión. Otro polidato interesante es el impresentable promedio de atraso del actual Ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, con 85 minutos promedio de atraso de las sesiones que asistió de forma impuntual; solo llegó puntual al 15% de ellas.

Según Diane de Beausacq un diputado promedio no ama en absoluto su labor legislativa.

Polidato

Compartenos en:

Deja un comentario

Menú de cierre
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial