Carga laboral Cámara Baja

Carga laboral Cámara Baja

Un diputado tiene que efectuar su trabajo en tres tipos de actividades: comisiones, sesiones y otras actividades parlamentarias; representando en su totalidad 275 días del año. El resto del tiempo corresponde al receso legislativo en febrero, a feriados y festivos.

De los 275 días: 38 corresponden exclusivamente a comisiones, 105 a una comisión o sesión y 132 a otras actividades parlamentarias; es decir, un 52% de su tiempo lo debiesen dedicar a sesiones y comisiones, y el 48% restante en otras actividades parlamentarias. Las sesiones y comisiones se celebran todas las semanas de lunes a jueves, exceptuando la última semana del mes, que está enfocada en el trabajo en distrito.

A continuación, un ejemplo con marzo y abril del 2017:

Los eventos medibles se dividen en tres: sesión, comisión permanente y comisión investigadora. Una sesión es donde los diputados se reúnen en la cámara para votar y discutir sobre los proyectos. Las comisiones se dividen en permanentes e investigadoras. Las primeras les corresponde el estudio y despacho de proyectos de ley o de otros asuntos que eventualmente les asigne la Sala. Las segundas son creadas por la Cámara, con el objetivo de reunir información relativa a determinados actos del Gobierno. A diferencia de las sesiones, a cada comisión solo asiste un grupo definido de diputados.

Carga laboral diputado

Se define un evento como el suceso que ocurre entre el inicio y fin de una sesión o comisión. Fueron sacados de la muestra tres diputados que no efectuaron continuamente sus labores en el período parlamentario: 2 desaforados y 1 reemplazante. En el gráfico no se muestran viernes y sábado, porque representan menos del 0,5% del tiempo total de los eventos (solo se celebran estos días en casos excepcionales).

Un diputado se compromete a trabajar de lunes a sábado, por ende, debería trabajar 7,5 horas promedio cada día para cumplir las 45 horas que hace un chileno común. En promedio la Cámara Baja planificó trabajar 4,4 horas lo que corresponde al 59% del chileno común. Esto no considerando sus inasistencias, impuntualidades, topes de horario o retiros anticipados. Como se puede ver en el gráfico, la carga laboral disminuyó un 17% el último año en comparación al promedio del resto. ¿Planifican menos en año electoral?

¿Cómo se calculó que en promedio planifican trabajar 4,4 horas diarias? Es el cociente entre las horas comprometidas en los cuatro años del período parlamentario y los compromisos adquiridos por calendario legislativo.

Suponiendo que un diputado debiese trabajar las 45 horas de la semana, la duración total de sus sesiones y comisiones durante el último período parlamentario debiese ser equivalente a 501.930 horas trabajadas entre los 117 diputados. ¿La realidad? 291.669 horas, es decir, planificaron trabajar un 58% del tiempo asignado a sesiones y comisiones. Esta reducción de horas planificadas implica que solo el 30% se dedique a sesiones y comisiones, número que dista del 52% planteado en el calendario legislativo; dedicando el 70% a otras actividades parlamentarias.

Entendiendo que debiesen trabajar 501.930 horas en sesiones y comisiones en todo el período parlamentario, implica que faltaron planificar 210.261 horas. Tomando en cuenta que un diputado tiene un salario y gastos asociados de $24.6 millones mensuales, la hora de un diputado promedio representa un costo de $126.153 pesos (cociente entre salario + gasto, y días de trabajo efectivo, considerando una carga diaria de 7,5 horas). Esto significa que las horas no planificadas en sesiones y comisiones le costaron al país $26.525 millones en el último, es decir, unos 44,2 millones de dólares.

Distribución carga laboral por día

A diferencia de una carga laboral normal chilena, la de los diputados varía significativamente.

La mayor carga horaria se planificó entre martes y miércoles. En promedio se planificaron entre estos dos días 6,6 horas, un 88% de lo que se debería haber planificado. ¿Qué pasa con los lunes y jueves? El indicador cae estrepitosamente, los días lunes planificaron en promedio 1,4 horas, es decir un 18%. El jueves prácticamente solo se planificaron sesiones y tuvieron que haber planificado 4,7 horas más de esfuerzo en promedio; tiempo que se pudo haber dedicado al trabajo de comisiones. ¿Por qué planificaron trabajar más de tres veces los martes y miércoles, en comparación con los lunes y jueves? ¿Hace sentido esta distribución? ¿Por qué planificaron trabajar menos en comisiones y sesiones de lo que les corresponde?

¿A qué hora empiezan a trabajar y cuándo terminan?

A diferencia del inicio y término de una jornada laboral normal, la hora de entrada y salida varían dependiendo del día.

Lo normal es que empiecen el lunes a las 15:00 y salgan a las 17:00, este día es el único que no debiese tener sesiones por calendario ¿Será por esto que prácticamente no hay registros de eventos en la mañana?  Los martes y miércoles entran a las 10:00 y estarían terminando normalmente sus compromisos a las 20:00. El jueves también entran normalmente a las 10:00, pero a diferencia de los dos días anteriores, su jornada termina aproximadamente a las 12:30. 

¿Por qué comienzan trabajando el lunes después de almuerzo? ¿Por qué su último día de laboral, dedicado a sesiones y comisiones, termina antes de almuerzo? ¿Por qué planificaron empezar a trabajar a las 10:00 los días que más horas comprometen? 

¿Cómo es el análisis por diputado?

La teoría dice que todos los diputados debiesen trabajar la misma cantidad de horas. La realidad dista de este supuesto.

Los 10 diputados con la mayor carga laboral son los siguientes:

Yasna Provoste, Sergio Gahona y Jaime Bellolio, nuestras polifelicitaciones por estar en el podio de los diputados que más compromisos asumen. Yasna lidera el ranking con 5,9 horas promedio comprometidas de trabajo en sesiones y comisiones. ¿Qué es lo que no cambia? La distribución de la carga laboral por día sigue siendo significativamente menor los lunes y jueves para los 10 diputados con mayor carga. Si los martes y miércoles comprometen en promedio 8,5 horas los otros dos días comprometen 3 horas. Esto genera que tengan un significativo número de topes de horario entre sesiones, comisiones y otras comisiones, que serán analizado en el siguiente polinforme.

Los 10 diputados con menor carga laboral son los siguientes:

En promedio los 10 últimos tienen una carga horaria de 3,6 horas que representa un 67% con respecto al promedio de 5,4 horas que tienen los 10 mejores del ranking.

En el último lugar del ranking de carga horaria se encuentra Jorge Tarud con 3,4 horas; los lunes planificó trabajar 30 minutos en promedio. Según el calendario tenía que dedicar un 52% de su tiempo a trabajar en sesiones y comisiones: efectivamente planificó trabajar en sesiones y comisiones un 23% de su trabajo[FGM1]  total, dedicando un 77% a otras actividades parlamentarias que no se pueden medir.

¿Está bien la carga de trabajo los lunes y jueves? ¿Por qué existe tanta diferencia entre Provoste y Tarud? ¿Si el principal trabajo de un diputado está enfocado en sesiones y comisiones, corresponde que planifiquen dedicarle solo el 30%, cuando por calendario este número debería ser de 52%? ¿Qué están haciendo el 70% restante? ¿Debería haber registro de las otras actividades parlamentarias?

Finalizado el primer polinforme, se concluye que de 7,5 horas diarias que debiesen ser dedicadas por calendario legislativo al trabajo en sesión y comisión; solo se dedicaron 4,4 horas en promedio diarias. 

Polidato

Compartenos en:

Deja un comentario

Menú de cierre
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial